Publicada en: Mar, jul 5, 2016

¿La problemática ambiental amenaza nuestra seguridad?

climatico

 

*Irma Mejía / Colaboración especial

Comúnmente al abordar los temas sobre la problemática ambiental pareciera que se ven como slogan o frases de campañas de las organizaciones ambientalistas o de asuntos con proselitismo político o mediático, sin embargo, se trata de un problema verdaderamente serio que abarca no sólo la seguridad ambiental, sino también la alimentaria, de salud, nacional, global, protección civil, es decir, es toda una amenaza a la seguridad  ciudadana y humana.

Primeramente es necesario precisar conceptualmente que se entiende como “seguridad ciudadana”. Si partimos que la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) define en su Informe sobre Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos (2009) que:

“la seguridad ciudadana es una de las dimensiones de la seguridad humana y por lo tanto del desarrollo humano e involucra la interrelación de múltiples actores, condiciones y factores entre los cuales se cuentan la historia y la estructura del Estado y la sociedad; las políticas y programas de los gobiernos; la vigencia de los derechos económicos, sociales, culturales; y el escenario regional e internacional”. 

Mientras que el Programa de las Naciones Unidas (PNUD, 2010) precisa que “la seguridad ciudadana es la forma principal de la seguridad humana que garantiza los derechos humanos fundamentales y atañe inmediatamente a la libertad que es la esencia del desarrollo humano” y que la seguridad ciudadana, contempla las diferentes dimensiones que permiten un desarrollo integral del ser humano.

Basadas en las anteriores  definiciones podemos comprender que la seguridad ambiental esta muy relacionada con la seguridad ciudadana, ya que ambas son dimensiones importantes de la seguridad humana que permiten ese desarrollo integral del ser humano.

Es aquí cuando podemos comenzar a ver que para que ambas seguridades (ambiental y ciudadana) se apliquen al unísono, es justamente cuando se pone en el centro de discusión tanto el bienestar de la población, pero en esa  misma medida, también el cuidado y protección del medio ambiente, ya que ambas acciones permitirá ese anhelado desarrollo humano. De ahí que se obliga a que se desprendan las políticas públicas para tratar de regular y aplicar los marcos normativos que dan pauta a ese cuidado mutuo de la población y los recurso naturales con sus ecosistemas.

Para tratar de mostrar el gran impacto de la “seguridad ambiental”, pongo como referencia diversos videos ilustrativos en el canal de YouTube que están al alcance de cualquier cibernauta denominados: “Una verdad incómoda” que presenta Al Gore. Aunque sólo son segmentos, se trata de concientizar sobre esas grandes amenazas que tiene la tierra debido al calentamiento global.

En dichos videos, Al Gore reconoce que en su andar dentro del mundo de la política comprendió que el calentamiento global no es sólo un problema político, sino moral y que se puede convertir luego en un problema ético, por ende menciona una frase que es necesario rescatar, pues afirma que si los políticos que ostentan el poder admitieran y sobre todo reconocieran este gran problema, entonces intentarían al menos hacer cambios importantes anteponiendo la seguridad de la humanidad y su medio ambiente, más allá de otros grandes intereses a nivel global.

Con estas declaraciones que aún tienen vigencia, sin duda alguna, el calentamiento global deberían urgir a gobiernos y sociedad a ver que se trata de un serio problema que pone en riesgo la seguridad ambiental y ciudadana.

Basta escuchar algunas de las más dramáticas amenazas que significaría si se derritieran los glaciares y sus impactos catastróficos. Serían grandes poblaciones en riesgo como en China, donde viven 40 millones de personas, así como   Bangladesh con 60 millones de personas.

Advierte lo que ya muchos estudios alertan que en menos de 50 años el calentamiento global significará elevadas temperaturas y a su vez significa nuevas amenazas.

Incluso, el derretimiento ya ha causado impacto en la sobrevivencia de los seres vivos de la naturaleza como los osos polares, cuya especia ya se ha comprobado que, por primera vez, se han encontrado osos polares que se han ahogado por nadar grandes distancias en búsqueda de hielo.

México y Zacatecas

Sin embargo, no hace falta ver los impactos en otros países, basta observarlos en nuestro país, donde ya se ha visto la presencia de fenómenos climatológicos como grandes huracanes que han afectado a  poblaciones de las zonas costeras que, incluso, por la intensidad han alcanzado a partes de Zacatecas que es un estado semidesértico.

En Zacatecas desde décadas se resienten los estragos y cada vez con mayor impacto: largas sequías de hasta 10 años ininterrumpidos con siniestros en la agricultura, ganadería y ecosistemas completos; así como las temperaturas extremas como  heladas y granizadas que afectan plantíos de temporal y perennes.

Sin dejar de lado las erosiones o degradación de la tierra que ha significado pérdida de un centímetro en uno a tres años, superficie que se tardaría en recuperar en 50 años si se aplican  medidas preventivas.

Esta misma situación se relaciona con la veda de mantos acuíferos que hoy en día la estadística menciona que de 34 mantos acuíferos, mínimamente tres están sobre explotados. cada año existe un déficit de agua subterránea, que se utiliza para la agricultura, servicios y de uso doméstico.

Los estudios hídricos de 2008 han indicado que  la disponibilidad de agua por persona fue de mil 898 metros cúbicos cada año, aunque la advertencia es que en 2030 se estima un descenso a mil 700 metros cúbicos per cápita.

Por todo lo anterior, sólo nos muestra que ya desde tiempo atrás se debieron implementar políticas públicas integrales, donde al cambio climático más no sólo es un tema aislado, ya que implica  directamente en la seguridad alimentaria, la seguridad ambiental, es aquí, cuando se habla de la seguridad ciudadana y seguridad humana.

Ante la pregunta: ¿La problemática ambiental amenaza nuestra seguridad? La respuesta es: Sí.

Se requiere entonces que las políticas públicas tengan esa visión con seguridad humana, para ello, se requiere la constante aplicación de los instrumentos de evaluación apegados a las nuevas políticas de seguridad ambiental que ya buscan establecer un orden en cuanto al uso y manejo del medio ambiente, para mantener un equilibrio que permita a todos los ciudadanos tener una calidad de vida adecuada.

 

*Periodista con estudios en seguridad ciudadana

Información publicada también en la versión impresa EL CAMPIRANO

Dejar un comentario

XHTML: Puedes utilizar etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>